El arraigo laboral o residencia temporal por circunstancias excepcionales, se concede a aquellos extranjeros en situación irregular que hayan trabajado en nuestro país más de seis meses,  siempre y cuando puedas demostrar que llevan residiendo en España dos años.

 

REQUISITOS:

1º.- No ser ciudadano de un estado de la Unión Europea o familiar, tampoco del Espacio Económico Europeo o Suiza.

2º.- No tener antecedentes penales en España o los países donde residió anteriormente.

3º.- No encontrarse dentro del compromiso de no retorno.

4º.- Haber permanecido en España durante un lapso de 2 años en forma continuada, es decir, con salidas no mayores de 90 días.

5º.- Poder demostrar una relación laboral no inferior a 6 meses de duración dentro de esos 2 años.

 

¿QUÉ OCURRE SI NO TENÍAS CONTRATO LABORAL AL ESTAR EN NUESTRO PAÍS DE FORMA IRREGULAR?

Esta es la mayor dificultad con la que se encuentran quienes deseen solicitar el arraigo laboral.

En este caso, en primer lugar, habría que acudir a la Jurisdicción Social con la presentación de una papeleta de conciliación y posterior demanda  para poder demostrar la existencia de una relación laboral.

Tras la demostración de la relación laboral, bien con sentencia o bien con acta de conciliación,  podrías solicitar el arraigo laboral.

 

PLAZO DE RESOLUCIÓN:

El organismo correspondiente tiene 3 meses contados a partir del día siguiente a la fecha en que haya tenido entrada en el registro del órgano competente para su tramitación.

Transcurrido dicho plazo sin que la Administración haya practicado la notificación, se podrá entender que la solicitud ha sido desestimada.

Estos plazos pueden ampliarse debido a la acumulación de expedientes existente.