Resulta difícil saber quién tiene la obligación de pagar los gastos de la vivienda que fuera el domicilio familiar una vez se ha roto la pareja, especialmente cuando la vivienda se la adjudica uno de los excónyuges y nada se ha acordado al respecto en las condiciones del divorcio o separación.

Es por eso que expongo aquí una lista de los gastos derivados de la vivienda y quién debe hacerse cargo de los mismos.

1º.- Gastos derivados del uso del inmueble

Estos gastos, deberá abonarlos la persona que hace uso de la vivienda, principalmente porque es ésta la que disfruta de los mismos.

Dentro de estos gastos encontramos:

  • Los gastos de suministros: agua, gas, luz, teléfono, internet, etc.
  • Reparaciones ordinarias o necesarias de la vivienda por el desgaste natural del uso y el paso del tiempo

2º.- Gastos correspondientes a la propiedad del inmueble

Estos gastos, en cambio, tendrán que ser abonados al 50% por los propietarios, a pesar de que es posible que uno de ellos ya no resida en ese domicilio.

Dentro de estos  gastos están:

  • Los recibos de la hipoteca (de existir)
  • El pago de cuotas de comunidad de propietarios (véase: Sentencia Tribunal Supremo de fecha 27/06/2018)
  • Pago del IBI
  • Derramas del inmueble que apruebe la Comunidad de propietarios
  • Reparaciones extraordinarias o mejoras
  • Seguro del hogar

¿Qué ocurre si estoy pagando al 100% los gastos correspondientes a la propiedad del inmueble?

Si, a pesar de que este tipo de gastos deben abonarse al 50% por cada excónyuge titular de la vivienda, lo estás abonando tú al 100%, puedes ejercitar una acción de repetición contra tu ex pareja para reclamarle su parte.

Tienes para ello el plazo de 5 años según lo previsto en el artículo 1964 del Código Civil.