El día 26 de julio fue el día de los abuelos y muchos acuden a mi despacho con una duda sobre sus nietos ¿Pueden ellos pedir un régimen de visitas con los nietos?.

Las rupturas de pareja o las malas relaciones no sólo afectan a los progenitores y a los hijos, en ocasiones existen otros perjudicados en la familia, los abuelos. Los abuelos que ven como las desavenencias familiares provocan que puedan ver a sus nietos en contadas ocasiones.

Para evitar que los abuelos no puedan disfrutar de sus nietos la ley permite que los mismos puedan solicitar un régimen de visitas y comunicaciones como tiene, por ejemplo, el progenitor no custodio. Nuestro Código Civil, en su artículo 160.2, establece que:

“No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del menor con sus hermanos, abuelos y otros parientes y allegados.”

Resulta tan fundamental la relación abuelos-nietos que hasta la Exposición de Motivos de la Ley 42/2003, 21 de noviembre de 2003, que modificaba el Código Civil en materia de relación nietos con los abuelos, expresaba:

“Los abuelos desempeñan un papel fundamental de cohesión y transmisión de valores en la familia, que es el agente de solidaridad por excelencia de la sociedad civil.”

La solicitud de un régimen de visitas y comunicación con los menores deberá acordarse mediante la interposición de una demanda en los Juzgados de la localidad donde vivan los mismos.

Algunos de los ejemplos de los casos en los que se puede solicitar un régimen de visitas y comunicación con los menores por parte de los abuelos son los siguientes:

  • Si existe una mala relación con los progenitores y no les permiten disfrutar de la compañía de sus nietos.
  • Si los padres se están divorciando.
  • Si su hijo/hija ha fallecido y hay un enfriamiento de la relación con el otro progenitor con el que se encuentran los menores que les impide verlos.
  • Si su hijo/hija está en prisión y los menores se encuentran bajo la custodia del otro progenitor que les impide verlos.
  • Mala relación con su hijo/a que impide que puedan ver a los menores los días en los que se encuentran con él/ella según el régimen de visita establecido tras un divorcio.
  • Si existe una sentencia judicial que prohíba a su hijo/hija acercarse al menor.

En este último caso, la ley facilita la relación entre abuelos y nietos, independientemente de las cuestiones que puedan existir entre los menores y sus progenitores. Así, expresa el Código Civil: deberá asegurarse que las medidas para fijar las relaciones entre abuelos y nietos no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores.

Las casuísticas son extensas y habría que valorar cada una por separado, aun así para emitir una sentencia favorable el Juez va a tener en cuenta el grado de vínculo afectivo que existe entre los abuelos y los menores así como el interés de estos, pero nunca podría basar su denegación en la mala relación existente con los progenitores.

Lo importante es saber que la relación de los nietos con sus abuelos es siempre enriquecedora, tal y como expresa la Sentencia Tribunal Supremo del 20 de septiembre de 2002, y los abuelos tienen derecho a tener un estrecho contacto personal con quien les une una relación de parentesco tan próximo que justifica un especial afecto.